Caso Bombas: Comenzó juicio en contra de Hans Niemeyer

17/06/2013 |
El acusado por el delito de colocación y fabricación de artefacto explosivo, con carácter de terrorista, prefirió guardar silencio, dando paso a la exposición de pruebas testimoniales de la Fiscalía Metropolitana Sur.

 

"No tengo nada que decir", señaló el sociólogo Hans Niemeyer Salinas, al momento en que el Séptimo tribunal Oral en lo penal, consultó al imputado, si declararía en el primer día de juicio oral en su contra, o si haría uso de su derecho a guardar silencio.

 

El acusado por el delito de colocación y fabricación de artefacto explosivo, con carácter de terrorista, prefirió guardar silencio, dando paso a la exposición de pruebas testimoniales de la Fiscalía Metropolitana Sur.

 

Durante los autos de apertura, se abrió la discusión entre persecutores y defensores, sobre la calificación de terrorismo, a los hechos que se le imputan a Niemeyer.

 

La parte querellante avaló la tesis del fiscal Raúl Guzmán, quien insiste en la existencia de delito terrorista, presumiendo que "la finalidad (de colocar una bomba) está dada por causar temor a la población".

 

Según la abogada querellante del Ministerio del Interior "hay una ley terrorista vigente" la cual a su juicio da cuenta que para darse por calificada la figura, el objetivo de colocar una bomba está dado por "causar daños y lesiones".

 

"No podemos esperar atentados como los de las Torres Gemelas, para hablar de terrorismo", dijo la abogada.

 

En la misma línea, el querellante de la UDI, Carlos Fairlie, aseguró que "en la Fundación Jaime Guzmán, al día siguiente del atentado, los funcionarios estaban consternados y atemorizados", manifestando que la explosión ocurrida el 13 de agosto de 2011 en el ingreso del Memorial de Jaime Guzmán, "fue un atentado terrorista".

 

Abogado criticó acusación


El abogado defensor de Hans Niemeyer, Julio Cortés, aseguró que la acusación de la fiscalía Sur tiene "un grave problema de objetividad", asegurando que está basada en un principio de "probabilidad", y sujeta a "evidencias manipuladas".

 

A juicio de Cortés, el ente persecutor no tiene pruebas para demostrar la participación del sociólogo en los hechos que se le acusan, ni menos para demostrar la calificación de terrorismo.

 

"Deben probar las inclinaciones literarias del acusado" dijo el abogado, aludiendo a las pruebas documentales incorporadas en el juicio oral, en un principio excluidas por el Tribunal, y luego reincorporadas por la Corte de Apelaciones.

 

El defensor de Niemeyer ironizó con que su defendido pudo ser formalizado por el delito de "porte de ideología" o "almacenamiento de literatura subversiva", luego que se encontrara en su poder textos como "Transporte de Mercancías peligrosas en vehículos automotores de carga", "Evolución de los explosivos industriales", "Informe sobre artefactos explosivos, bombas Lapas", entre otros.

 

Cortés, destacó que este es el cuarto intento de la fiscalía Sur, de conseguir una condena por delito terrorista, tras la absolución de todos los imputados del llamado Caso Bombas, la condena por delito común de Luciano Pitronello, y el reciente fallo absolutorio de terrorismo a la pareja del ex lautarista Juan Aliste Vega, Carla Verdugo, informó La Tercera.