Carta de navegación. Por Camilo Escalona Medina. Senador Región de Los Lagos

01/02/2012 |
El partido RN se abre a la posibilidad que se aborden temas institucionales que oxigenen el sistema político y la UDI lo rechaza furiosamente. Unos quieren ir hacia el sur y otros hacia el norte, el gobernante trata de estar con ambas posiciones, adoptando una actitud discursiva incoherente que daña su investidura de Jefe de Estado

 

El señor vocero de gobierno, don Andrés Chadwick, insistió reiteradamente en el curso del mes de enero acerca de la "carta de navegación" que se habría establecido en las muchas y publicitadas reuniones de la autoridad gobernante, tanto en La Moneda como en la residencia presidencial de Cerro Castillo, Viña del Mar, en sucesivos Consejos de Gabinete, Comités Políticos y otros cónclaves en que, supuestamente, ministros, parlamentarios y dirigentes oficialistas, agrupados en torno al Presidente de la República, definieron el ansiado rumbo a seguir, después de muchos desencuentros, conflictos, confusión y ausencia de claridad respecto de los que les une y motiva para orientar la acción del Poder Ejecutivo que está bajo su responsabilidad.

Pero parece que la claridad no fue demasiada o no fue suficiente para iluminar aquellos variados aspectos opacos o con incertidumbre de la autoridad. Al punto que el mismísimo primer mandatario, en extensa entrevista pública el día domingo, descartaba incluir en la caprichosa agenda que ha convocado tantos conclaves el tema del reemplazo del sistema electoral binominal para inmediatamente después, el lunes posterior, decir en conferencia pública que si se iba a incluir.


Parece que del dicho al hecho hay mucho trecho y una cosa es afirmar que el gobierno haya logrado finalmente saber cual es su "carta de navegación" y otra diferente es que lo haya logrado. Resulta evidente que ello no ha ocurrido.
En todo caso, el país si sabe lo que ocurre, en el gobierno no hay acuerdo sobre lo que se debe hacer o no hacer.


El partido RN se abre a la posibilidad que se aborden temas institucionales que oxigenen el sistema político y la UDI lo rechaza furiosamente. Unos quieren ir hacia el sur y otros hacia el norte, el gobernante trata de estar con ambas posiciones, adoptando una actitud discursiva incoherente que daña su investidura de Jefe de Estado, pues sabe perfectamente bien que no se puede ir hacia el norte y al sur al mismo tiempo.


Estamos en mes de vacaciones, millones de personas salen a veranear y toman una decisión, parten en auto, bus o avión en una determinada dirección; chilenos y chilenas en cada momento están tomando una determinación. El gobernante debiese también hacer como aquellos millones de personas. Debe tomar una decisión. Pidió el voto para gobernar, según su publicidad se consideraba el mejor, pues bien, ahora debe definirse; el país espera una palabra definitiva. O se somete al veto de la UDI o cambia el binominal. Esa es la cuestión.


No le pedimos una respuesta en las próximas horas. Como pasa con millones de personas, es tiempo de vacaciones; puede ser un tiempo aconsejable para tomar un rumbo que no hay o se ve dual o confuso.


En una carta de navegación, se sabe cuál es el norte y el sur, precisamente para dirigir en una u otra dirección, ya que lamentablemente los humanos no podemos ir hacia ambos destinos simultáneamente.
El Jefe de Estado debe decidirse; el país espera.