| Ficha Imprimible >>



Por Felipe Reyes La muerte del fundador del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) Miguel Enríquez sigue generando controversia sobre los acontecimientos que rodearon el enfrentamiento con elementos de la DINA en la comuna de San Miguel el año de 1974.

La noticia fue confirmada por el ministro Mario Carroza, quien indicó que el día de realización de la reconstitución de escena de la muerte de Miguel Enríquez será el próximo 26 de julio.


Un caso y un personaje histórico


La causa permanece sin procesados, por tanto el ministro Carroza concurrirá a la casa donde ocurrieron los hechos, en calle Santa Fe 725, en San Miguel, para aclarar las hipótesis de si se trató de un "enfrentamiento" o una "ejecución".


Miguel Enríquez, en ese entonces secretario general del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, se encontraba ese 5 de octubre en su domicilio, al que llegaron varias brigadas de la DINA, con por lo menos unos 30 agentes, los que cercaron el lugar. Junto al dirigente, intensamente buscado por los organismos de la dictadura, se encontraban otros compañeros, y con ellos la pareja de Miguel, Carmen Castillo quien se encontraba embarazada.


Tras la diligencia Carroza podría decidir si dicta procesamientos o cierra el sumario del caso sin encausados.


La significación de la reconstitución


Para poder profundizar en la relevancia que tiene la instancia de la reconstitución de la muerte deMiguel Enríquez, conversamos con Demetrio Hernández, actual secretario general del MIR.


"Siempre hubo la sospecha de que realmente Miguel no murió en el enfrentamiento, sino que, por el contrario, él fue asesinado. Siempre estuvo la inquietud pendiente. Hace un tiempo conversé con Marco (el dirigente político Enríquez-Ominami, hijo de Miguel), quien me relató que había pedido este tipo de investigaciones. Nosotros personalmente esperamos que esta reconstitución dé inicio al proceso", comenta Hernández.


"Esperamos que el ministro Carroza asuma que allí hay por lo menos algunos elementos que revelarían, más que la muerte en un enfrentamiento, un asesinato por parte del organismo represivo de la DINA. Esperamos que tras este paso se abra realmente el proceso y no se cierre", comenta.


"Si el juez Carroza inicia el proceso, sería un avance realmente significativo para nosotros, pero deja en claro que se trata de una circunstancia que no se solucionará a corto plazo. Creemos que la aparición de nuevos elementos que develan las responsabilidades de los abusos cometidos en dictadura pueda entregar nuevos elementos para definitivamente poder tener verdad y justicia. Para nosotros es una instancia muy importante y esperamos que el ministro Carroza pueda avanzar en esa dirección", recuenta.


Otra mirada, algo más pesimista, es la de Andrés Pascal Allende, otro de los fundadores del MIR y que sucedió a Enríquez en la cabeza del movimiento.


"Me imagino que en la reconstitución de escena se podrá contribuir a evidenciar el asesinato de Miguel Enríquez. La información que se ha recabado, de testimonios de algunos vecinos, es que si bien Miguel resistió el ataque, finalmente, estando herido, fue asesinado. Hay varios elementos que pueden entregar la confirmación de que esa es la verdad", explica.


"Lo importante de esta reconstitución es poder dilucidar la real verdad de esta situación. Poder saber si murió en el enfrentamiento o si fue rematado", comenta.


"Personalmente pienso que se ha tratado, en general, de procesos demasiado largos. Inicialmente los procesos estaban conformados por jueces ligados a la dictadura, los que se dedicaron a dilatar y a entorpecer el avance de los casos. Si no fuera por las organizaciones de Derechos Humanos sería bastante difícil poder haber avanzado todo lo que se ha conseguido. Además los evidentes pactos de silencio (del Ejército) han contribuido a la complicidad sobre las violaciones a los derechos humanos. Si no fuera por algunos jueces, que se han esforzado por avanzar, esta situación no hubiera cambiado mucho", finaliza.