Cambio21 | Más que noticias
Santiago, | Hora:
Calificar:
Impimir Enviar Texto

Las cosas claras

La masacre que ocurrió en Azerbaiyán hace 24 años: El mundo no debe olvidar jamás al pueblito llamado Jodyalí. Por Marcos Borcoski, periodista

15/02/2016 |

La semana pasada, escribí un artículo acerca de una masacre perpetrada en contra de civiles inermes en un pueblito azerbaijano llamado Jodyalí.

Fue el producto de una extensa conversación que mantuve con el Encargado de negocios de Azerbaiján en Santiago, Orkhan Hajiyev. Tras la publicación de este artículo, muchas personas me han preguntado más antecedentes acerca de ese genocidio y, pues, me dí a la tarea de investigar más y más sobre ese hecho.


Ahora estamos en verano en Chile y muchos tienen tiempo más disponible para leer artículos con detención y sin la presión que significa el trabajo diario. Creo que es el deber de un periodista no sólo entregar al mundo los hechos que han acontecido, sino que también colaborar para que masacres como las que relato no se vuelvan a repetir. Quizás sí ocurra. Ruego a Dios que no, pero el ser humano nunca aprende de sus errores ni tiene tiempo para borrar la sangre que en una ocasión, como en Jodyalí, se derramó en forma tan espantosa.


Pues bien, como me lo contó el diplomático, les recuerdo que las noches del 25 y 26 de febrero de 1992, 613 personas fueron asesinadas a sangre fría en ese pueblito por fuerzas armenias. En la medida que indago más y más, me comienza a resultar familiar, trágica y dramáticamente familiar el nombre de ese poblado allá, muy lejos, al otro lado del mundo, pero no porque las distancias nos separan geográficamente, tienen menos dramatismo, menos dolor, o son menos desgarradoras.


Una masacre ya es condenable. Doblemente si muchas de las víctimas fueron mujeres y niños y aún más si esas muertes se produjeron en medio de torturas y mutilaciones. He visto en Internet imágenes de los cuerpecitos de niños, niños muy pequeños y, lo digo con franqueza, decidí apartar la vista de ellas.


Cuando se conocieron tales hechos, el mundo entero se estremeció en medio de una mezcla de dolor y rechazo. De dolor y espanto. Pero este planeta nuestro -a veces en forma lamentable-sigue su marcha y la irracionalidad que puede engendrar el ser humano van quedando atrás, atrás y atrás... hasta transformarse en un desdibujado recuerdo que casi desaparece. Pero ese recuerdo no se ha desvanecido en Azerbaiyán, no en Bakú, no en cada pueblo, ciudad o campo de ese país cuando el 26 de febrero próximo se recuerden con un dolor que nunca ha amainado, esas noches trágicas que se dejaron caer sobre Jodyalí. Y cuando digo que el mundo se estremeció por ese hecho, me refiero a que en su momento, los órganos legislativos de México, Pakistán, Turquía, República Checa, Rumania, Bosnia y Herzegovina, Panamá, Perú, Colombia, Serbia, Jordania, Honduras, Sudán, dieciséis estados de los EE.UU., (New México, Arkansas, Massachusetts, Maine, Texas, New Jersey, Misisipi, Georgia, Oklahoma, Tennessee, West Virginia, Connecticut, Florida, Indiana, Pensilvania y Arizona) además de la Organización para la Cooperación Islámica ,adoptaron resoluciones condenando el genocidio contra la población civil de Azerbaiyán.


Fue tan terrible, tan horroroso, tan espantoso lo que allí ocurrió y el ataque tan devastador que Jodyalí ahora ya no existe. Sí, Jodyalí dejó de existir. El ex presidente de Azerbaiyán, Heydar Aliyev, dijo: "El genocidio Jodyalí con su crueldad inconcebible e inhumanos métodos punitivos, fue totalmente dirigida contra el pueblo de Azerbaiyán y representa un acto bárbaro en la historia de la humanidad.


Al mismo tiempo, este genocidio fue un crimen histórico contra la humanidad".


Ya dije que los antecedentes que he recopilado me dicen que en esas noches, que ahora Azerbaiyán recuerda con luto y dolor, fueron asesinados 613 personas. Pero esas cifras hacen que el recuerdo sea aún mas intenso, porque de esas 613 almas, 106 fueron mujeres, 70 ancianos que, obviamente no podían defenderse y 63 niños, niños pequeños que quizás nunca supieron la razón por la cual el infierno se desató sobre ellos sin una causa que alcanzaran a comprender. Se me hiela la sangre en las venas al imaginar que fue lo último que los ojos de esos niños vieron antes de morir.


A menudo, o mejor dicho mucho más que a menudo, los periodistas tenemos la misión y el deber de asistir a estos escenarios dantescos, de asesinatos masivos de personas inocentes y lo hacemos porque el mundo debe saber, debe enterarse, debe informarse de lo que ocurrió en ese lugar del planeta y que esos relatos sirvan de lección. Hoy, con la tecnología que ha transformado la Tierra en una aldea global, quienes no sabían de este drama ahora lo pueden conocer. A veces es importante revisar la historia cercana, recorrer algunos hitos y conocer aquellos episodios negros que a veces la Humanidad prefiere no recordar. Pero olvidar estos actos no es correcto. No debemos olvidar esos hitos sangrientos y aterradores: debemos recordarlos para que en lo posible, nunca más volvamos a tener que informar o recordar genocidios como el perpetrado en Jodyalí. Y digo "en lo posible" porque el ser humano raras veces aprende de sus errores y muy pocas evita repetir lo impensado.


Sean cuales hayan sido las razones para que se haya atacado a mansalva al pueblito de Jodyalí, ninguna de ellas tiene una justificación. Asesinar a centenares de personas, ancianos, mujeres y niños, nunca ha tenido, nunca tiene y nunca va a tener justificación alguna.


En esta parte del mundo, Chile, quedan unas semanas de verano. Muchos se aprestan a reemprender sus trabajos habituales. Los niños a sus colegios. Pero es bueno que quienes lean este artículo puedan, alguna vez conocer y luego recordar que allá muy lejos, al otro lado del mundo, hubo una masacre y que esos niños, esos 63 niños azerbaijanos asesinados, nunca volvieron a sus escuelas. Su vida terminó entonces. Pero mientras se les recuerde, como lo hace año a año cada habitante de Azerbaiyán, esos niños, mujeres y ancianos, vivirán por lo menos, en el recuerdo. Sí, es un recuerdo amargo, pero que el mundo entero no debiera ni debe olvidar.

 

 

Comentarios
Este es un espacio de libertad y por ello le pedimos aprovecharlo, los comentarios son de exclusiva responsabilidad de quien los emite. Quienes lean o comenten en esta área deben tener presente que Cambio21 se reserva el derecho de eliminar las expresiones ofensivas o groseras de quienes no respetan esta línea editorial
Versión Digital:

Encuéntranos en todos los kioscos del país

Agreganos a tus Favoritos

Lo Más Leido

Indicadores

UNIDAD DE FOMENTO

Ayer
$ 26.121,46
Hoy
$ 26.124,82
Mañana
$ 26.128,18

TASA DE POLITICA MONETARIA (TPM)

TPM Anual
3,50 %

UTM

$

DOLAR

Apertura
$ 661,10
Mediodía
$ 661,20
Cierre
$ 661,70
Observado
$ 656,33
Acuerdo
$
EURO
$ 679,51