Cambio21 | Más que noticias
Santiago, | Hora:
Usted está en: PaísDeportesFútbol
Calificar:
Impimir Enviar Texto

El día en que Caszely no saludó al dictador Augusto Pinochet. Su consecuencia le valió ser incluido en el documental "Rebeldes del fútbol"

14/07/2012 |

Por Pilar González

Carlos Humberto Caszely siempre ha sido considerado un líder en las canchas y fuera de ellas. por eso no resultó extraño su actitud frente a Pinochet en plena dictadura. El mítico jugador francés Eric Cantona lo ubicó junto a Predrag Pasic, Didier Drogba, el argelino Rachild Mekhloufi y el brasileño Sócrates, como "los rebeldes del fútbol" en su documental que fue lanzado en Europa

Hace unos días la leyenda futbolística Eric Cantona presentó en Sarajevo, Bosnia, su documental "Football Rebels", 'Rebeldes del Fútbol', donde afirmó que "el fútbol acerca a las personas" y enseña a los jóvenes a estar abiertos al mundo.
El astro señaló que "el fútbol es el deporte más popular en el mundo entero, es un juego que une a diferentes personas y atrae los unos a los otros. Cuando pensáis de esa manera, cuando así educáis a los niños, para que sean de mirada abierta, entonces eso es brillante", indicó.


Este filme trata de las historias de la vida de cinco futbolistas y sus pugnas fuera de la cancha. Entre ellos se encuentran el exjugador del FK Sarajevo Predrag Pasic, además del marfileño Didier Drogba, el argelino Rachild Mekhloufi, el brasileño Sócrates y, como no, el chileno Carlos Caszely.


Estos son los otros "rebeldes", además de Cantona, que aparecen en el filme ideado y escrito por la antigua estrella del Manchester United, que en 2001 lo declaró el futbolista del siglo.


El rebelde Caszely


¿Por qué para Cantona, Caszely es rebelde?. Esta es la historia. Transcurría el año 1974, Chile, comenzaba a vivir uno de los episodios más oscuros de su historia, la dictadura militar. Ese año se jugaba el mundial de fútbol en Alemania y nuestro país participaría de dicho encuentro.


Una de las figuras de este equipo era el popular Carlos Caszely, conocido también como "el chino" quien, desde antes del golpe de Estado se mostró como un hombre de izquierda, además no ocultó su apoyo a Unidad Popular, la coalición de partidos de izquierda que encabezó Salvador Allende.


Tras el golpe, todo se pone más complejo para el futbolista. Ya que antes del mundial ocurre el episodio del secuestro de su madre. Sobre ello señaló al diario Marca de España: "Aún hoy no sabemos por qué pasó aquello. La detuvieron y torturaron salvajemente sin que a día de hoy sepamos de que la acusaban".


Poco tiempo después, con su madre ya liberada, el delantero se encontró cara a cara con el dictador Pinochet en la obligada ceremonia de despedida de la selección antes de viajar a Alemania. Este episodio ocurrió en el edificio Diego Portales, sede entonces del regimen militar.

 

"Fui el único jugador que no saludó al dictador. Tenía miedo, pero era lo que tenía que hacer. Me lo encontré varias veces en mi carrera, y sólo una le saludé", recordó en su momento el hábil delantero.


Frente a este episodio han surgido varias leyendas. Entre ellas la que dice que Caszely dejó a Pinochet con la mano extendida, pero él ex jugador lo niega y asegura que "sólo evité el saludo". El dictador pasó por alto el desaire, pero a Caszely la prensa que antes le idolatraba lo estaba esperando. Los militares también tomaron nota del ‘rojo' de La Roja.

 

Según Marca, en el encuentro deportivo "cobraron su pieza" con el futbolista, en el primer partido, ante la República Federal de Alemania, Caszely es expulsado a los 67 minutos tras responder a las continuas patadas de Berti Vogts. Chile perdió 1-0.

Y el colocolino anotó otro récord en su bitácora: ser el primer jugador del mundo en ser expulsado mediante el expediente de la "tarjeta roja" recién instaurado.


La prensa oficialista de la época (es decir toda) fue durísima. "Caszely, expulsado por no respetar los derechos humanos" bromea con la prensa el delegado gubernamental enviado con el equipo. Broma más que pesada y cruel si recordamos que en esos días el mundo miraba a Chile por los excesos de la DINA y la dictadura de Pinochet.


Además, se le acusa de borrarse para el siguiente partido, ante la República Democrática Alemana, "por estar bajo las órdenes del comunismo y no querer jugar contra sus hermanos rojos".

 

Se recuerda entonces que Chile llegó a la Copa del Mundo después de un playoff en el que la URSS se negó a viajar a Santiago para jugar la vuelta tras el 0-0 en Moscú como protesta a la dictadura de Pinochet y a la muerte de Allende. Chile saltó al campo en un momento absurdo de la historia del fútbol para marcar a puerta vacía los goles que la FIFA registró como un 2-0. Por su parte, la URSS pagó una multa de 1.000 dólares por no presentarse.

 

Millas: acto de valentía más que de rebeldía

 

En conversación con Cambio21, el periodista deportivo Milton Millas analizó el no saludo a Pinochet, afirmando que "creo que no es rebeldía lo que hizo, él manifiesta una posición muy dolorosa respecto de lo que sufrió su madre, entonces su actuar más que un acto de rebeldía fue un acto de valentía  y me parece muy solidario con su causa y pensamiento, es muy honesto y valiente".


"La verdad es que me parece bien que tenga un reconocimiento Carlos Caszely, no solamente por rebelde si no que por además fue un tremendo jugador y obviamente que elegido entre pocos. Creo que ha sido un reconocimiento tardío para Carlos que nunca se le ha dado la oportunidad de cumplir un rol más allá del fútbol, siendo que durante mucho tiempo él manifestó una posición política. Después cuando el sector al cual abrazó políticamente fue gobierno, no lo inflaron nunca, así que me parece que me da pena que tenga que venir un reconocimiento de afuera y no de su propio país", manifestó.


Le prohíben ser seleccionado nacional


Tras el mundial, el fútbol chileno pasa a manos del general de Carabineros Eduardo Gordon, que prohíbe al entrenador Caupolicán Peña, llamar a integrar la selección a Caszely por su posición política. La situación es tan absurda que el jugador, que había fichado por el Espanyol, de Barcelona, se estaba pagando sus pasajes de avión para ir con su selección. Pocas horas antes de subirse a un avión para viajar a Santiago de cara a la Copa América de 1979 recibe la llamada de su seleccionador para que no viaje porque no le permiten contar con él.

 

Por ello, Chile nacionaliza al argentino Óscar Fabbiani, cercano al régimen de Pinochet. Pero su estrella es fugaz y tiene que recuperar a Caszely para el mundial de España. La Roja de Sudamérica fracasó en el 82 y ‘El rey del metro cuadrado', como se conocía a Caszely, comenzó su ocaso con la selección al fallar un penal contra Austria, que lo perseguiría por décadas.


En 1985, después de un periodo de llamadas, renuncias y situaciones absurdas (como una convocatoria en la que tras ser felicitado por su vuelta al equipo se le comunica que lo mejor es que se volviera a casa) juega ante Brasil su último partido por Chile y se despide con un golazo.

 

El diálogo con Pinochet


Tras dejar el fútbol, Caszely se convierte en un activo opositor a Pinochet, con el que se reencuentra en 1985 en una recepción en La Moneda. A diferencia de episodios pasados, esta vez sí lo saluda. En esta oportunidad, el exjugador aparece con una llamativa corbata roja. El diario Marca señala que la prensa chilena descubrió el diálogo:

 

- Pinochet: "¿Se va?
- Caszely: "Así es, ya está bien".
- P: Usted siempre con su corbata roja. Nunca se separa de ella.
- C: Así es Presidente, la llevo al lado del corazón.
- P: Así le cortaría esa corbata roja (haciendo con los dedos el gesto de tener unas tijeras).

 

Lo cierto es que Pinochet siempre tuvo cierto respeto por el jugador-opositor. Además, a esas alturas sabía que una foto con Caszely iba a dar la vuelta al mundo y era buena para su maltrecha imagen. El exjugador sabía que el dictador en privado hablaba bien de él, pero no posó para inmortalizar esa imagen.


Con el regreso de la democracia a Chile en 1989, Caszely inició una carrera política sin demasiado éxito, pese a ello, señaló "siempre me quedará que luché contra el dictador. No me gustan las dictaduras y para mí es un orgullo haber ayudado a que hoy Chile sea un país más democrático, un poco más feliz y menos oscuro".

 

Cambio21 conversó con el destacado periodista deportivo y exitoso escritor Luis Urrutia (Chomsky), quien frente a Caszely señaló: "El tuvo que pagar un costo por su ideología, estuvo en los planes de Real Madrid y por unas declaraciones políticas se cerró las puertas. Esto coincide después que el alemán Paul Breiner se había retratado con un poster de Mao y en Chile le costó el veto para disputar las eliminatorias de 1977".


En cuanto al episodio de la madre del exfutbolista, Urrutia comenta que "eso se vino a saber recién en la campaña del NO y gente muy cercana a él, como Leonardo Veliz que era su socio, su mejor amigo han puesto en duda esa versión. Recordemos que votaba por la Concertación, después se cambió a MEO y al final votó por Piñera para completar la oración".


Por último dijo que "Caszely desde muy niño que ha tenido ese carácter, confirmando que las personas no cambian y en uno de nuestros libros con Juan Cristóbal Guarello nosotros relatamos una anécdota que es cuando llega por primera vez a la Selección de Chile y los compañeros le echan salsa de tomate en la Coca-Cola, para reírse de él, y están todos pendientes de su reacción. Caszely impávido bebió la Cola-Cola como si nada y al final los jugadores explotaron y le dijeron lo que habían hecho y él respondió "la bebida era Cola-Cola". Y no les dio en el gusto...

 

 

 

 

Comentarios
Este es un espacio de libertad y por ello le pedimos aprovecharlo, los comentarios son de exclusiva responsabilidad de quien los emite. Quienes lean o comenten en esta área deben tener presente que Cambio21 se reserva el derecho de eliminar las expresiones ofensivas o groseras de quienes no respetan esta línea editorial
Versión Digital:

Encuéntranos en todos los kioscos del país

Agreganos a tus Favoritos

Indicadores

UNIDAD DE FOMENTO

Ayer
$ 26.611,09
Hoy
$ 26.607,65
Mañana
$ 26.604,21

TASA DE POLITICA MONETARIA (TPM)

TPM Anual
2,50 %

UTM

$

DOLAR

Apertura
$ 646,79
Mediodía
$ 649,80
Cierre
$ 649,60
Observado
$ 647,99
Acuerdo
$
EURO
$ 679,51