Cambio21 | Más que noticias
Santiago, | Hora:
Usted está en: OpiniónColumnas
Calificar:
Impimir Enviar Texto

Crecimiento v/s Desarrollo. Por Jorge Andrés Thibaut. Presidente de la Federación de Trabajadores de Hacienda

28/02/2012 |

Matices más o menos, todos coinciden en que el "crecimiento económico" es la forma en que se mide el aumento del ingreso o de la riqueza generada en un país, por medio de aumentar la producción de bienes y/o servicios, ya sea en términos generales o en relación a la cantidad de sus habitantes.

 

 

No cabe duda que en Chile hemos disfrutado de un sostenido crecimiento económico en las últimas décadas, toda vez que los ingresos han superado una y otra vez los egresos, permitiendo incluso reducir las deudas contraídas internacionalmente y mantener un sano superávit estructural, ello gracias a las políticas de incentivos a los aumentos de capital, a las mejoras en las condiciones en que las empresas adquieren mano de obra y a los mecanismos implementados para mejorar la productividad total de los factores.

 

Gracias a dicha visión de largo plazo nuestras empresas han crecido hasta transformarse en industrias, holdings, grandes conglomerados y hasta multinacionales. Para ello han competido, se han fusionado, se han despedazado entre ellas o integrado vertical u horizontalmente, pero después de todo, algunos han logrado sobrevivir a la jauría y se han instalado como buenos generadores de empleo e ingresos a la sociedad, arrastrando al crecimiento a toda una sociedad que apostó por ellos durante años.

 

Por eso llama poderosamente la atención el profundo descontento social que atraviesa a los chilenos en general, dado este halagüeño panorama nacional. ¿Cómo se entiende que un país con un buen indicador de crecimiento, bien dotado de recursos naturales, sobrio en el gasto y con un escenario político estable pueda estar tan convulsionado por el malestar popular?

 

Una simple explicación es que el crecimiento en Chile no necesariamente ha sido sinónimo de desarrollo. Menos cuando al concepto de desarrollo agregamos adjetivos como "sostenible", "social" o incluso "humano". El desarrollo guarda directa relación con la forma en que los mayores ingresos generados con los recursos de todos los connacionales se distribuyen racional y equilibradamente entre todos los participantes de la cadena productiva.

Y nada tiene menos de racional y equilibrado que el éxito de unos pocos empresarios que pareciera han arrastrado al del país a la maravilla de las estadísticas macroeconómicas, cuando este se ha construido sobre la base de una fuerte apuesta como país, en que cada ciudadano ha debido pagar altos costos a la espera de ver los resultados de dicha inversión nacional.

 

Uno de esos costos ha sido el desmedro en la calidad de vida de las familias, quienes deben aportar más integrantes, durante más horas y por más años a la vida laboral activa, para recibir una comparativamente menor compensación de largo plazo que la que recibían hasta hace unas décadas por hacer exactamente lo mismo. Hoy tienen efectivamente acceso a más bienes y servicios, nacionales e incluso importados, pero también tienen proporcionalmente muchas más necesidades que satisfacer, pues hoy deben financiar no sólo sus necesidades básicas, sino también salud, educación, fondos previsionales, transporte, y un largo etcétera.

 

Otro costo de este crecimiento económico, por ejemplo, ha sido la sobrexplotación indiscriminada de nuestros recursos naturales, sobre cuya base unos pocos han consolidado imperios y grandes fortunas empresariales, sin que hayan debido siquiera preocuparse de aquello que han agotado a expensas del resto del país o de a lo menos alguna forma de mitigación del daño patrimonial o de mecanismos de remplazo del recurso arrasado.

 

No menos importante ha sido el costo que el ciudadano medio ha asumido al realizar un comparativa y proporcionalmente mayor aporte al tesoro público, pagando no sólo su impuesto al trabajo y el IVA de aquellos productos que consume, sino también careciendo de las franquicias y beneficios tributarios que perciben los grandes contribuyentes, debido a un sistema tributario regresivo y orientado directamente a beneficiar a las personas jurídicas y a quienes las controlan, por sobre la gran mayoría de los chilenos.

 

Hoy, cada chileno que ha cedido parte de su cobre, de su previsión, de sus impuestos, de su tiempo, de su educación, de su salud, de su pesca, de su industria nacional, de su tierra, de su bosque nativo, etc., apostando por el crecimiento económico que tenía que llegar sobre la base de dicho esfuerzo nacional, dice que hoy ha llegado el momento de las retribuciones y de los dividendos. Porque los chilenos no hemos sido sólo la mano de obra en este esfuerzo enorme, sino que somos los accionistas mayoritarios de cada una de las empresas que usufructúan de nuestro país, y hoy, consolidada una posición a nivel internacional esperamos que la racionalidad tome el lugar que corresponde, y que cada empresario que debe su fortuna y su éxito al préstamo de factores productivos que todos hemos realizado, lo devuelvan hoy a sus legítimos dueños. Con intereses.

 

Una reforma tributaria que ponga fin a aquellos incentivos que no se justifican para las grandes empresas que ya se encuentran afianzadas operacionalmente, y que apunte a la consolidación de un nuevo proyecto de desarrollo nacional, por sobre el continuo crecimiento de unos pocos, sin lugar a dudas será una gran herramienta para transformar el crecimiento económico de nuestro país en el pilar fundamental de un superior desarrollo humano para todos nosotros.

 

 

Comentarios
Este es un espacio de libertad y por ello le pedimos aprovecharlo, los comentarios son de exclusiva responsabilidad de quien los emite. Quienes lean o comenten en esta área deben tener presente que Cambio21 se reserva el derecho de eliminar las expresiones ofensivas o groseras de quienes no respetan esta línea editorial
Versión Digital:

Encuéntranos en todos los kioscos del país

Agreganos a tus Favoritos

Lo Más Leido

Indicadores

UNIDAD DE FOMENTO

Ayer
$ 24.059,17
Hoy
$ 24.059,94
Mañana
$ 24.060,72

TASA DE POLITICA MONETARIA (TPM)

TPM Anual
3,75 %

UTM

$

DOLAR

Apertura
$ 564,00
Mediodía
$ 563,50
Cierre
$ 563,80
Observado
$ 563,48
Acuerdo
$
EURO
$ 679,51